EL GIGANTE EGOÍSTA

OSCAR WILDE

Un maravilloso cuento lleno de ternura: El corazón de piedra del Gigante se convierte en un corazón de carne, tan solo, por las dulces palabras de un niño.

Valores: Obra maestra de la literatura. Análisis del egoísmo y la generosidad. La fuerza de la inocencia y de la amistad. 

Valores: En el corazón de la biblioteca hay unas pocas obras, ésta es una de ellas y forma parte del acervo cultural de todos, por eso decimos que es una obra maestra de la literatura. Vemos el sufrimiento que origina el egoísmo del Gigante para su propia casa y para los demás y vemos también como todo ese sufrimiento lo arregla y sana la generosidad de los niños que no tiene rencor por el trato pasado del Gigante. Los niños son muy generosos y regalan generosamente su amistad al Gigante. 

Sinopsis

Una obra de gran ritmo dramático, en la que combinamos la ternura de los poyuelos de un nido, o de las ardillas, la sabiduría del viejo árbol o el humor frenético de la parejita de conejos, el misterio del Gigante que deriva a un egoísmo exagerado hasta la risa. “El gigante egoísta” es un cuento moderno que nos descubre a un Oscar Wilde lleno de ternura, no exento de elegancia en el humor y la ironía.
Es una metáfora del corazón humano: El egoísmo del gigante es un largo invierno en su corazón, donde la ventisca, la tormenta y el granizo golpean sus entrañas, encerrándolo más en sí mismo. Pero basta el trino de un pajarillo, el nacimiento de una flor o la presencia de los niños para que el corazón del gigante vuelva a renacer, como renace la Primavera y llegue a dar sazonados frutos como los de un eterno verano.
Actores con máscaras y títeres de muy variadas técnicas y tamaños se acoplan al espíritu que Wilde imprime en su narración original para convertirse en un espectáculo redondo del que se sale con la alegría de vivir. 

Técnicas titiriteras: válida para auditorios y calle

Nuestro montaje es básicamente una obra de teatro de títeres, en la que marionetas de diversas técnicas actúan al mismo tiempo que actores con máscaras.
El escenario es un espacio abierto, moderno en el que los titiriteros no están ocultos y manipulan los títeres de técnica “bunraku” a la vista del espectador. La luz, la precisión de los movimientos y la situación escénica consiguen un ambiente mágico: el jardín del Gigante.
Nuestro egoísta personaje: El Señor Gigante es un actor con un gran cabezudo con movimientos de boca, ojos consiguiendo gran proximidad con el público. El Gran tamaño del protagonista aumenta en la comparación con los títeres, que son de gran tamaño para que puedan ser vistos en espacios abiertos 

Contacto

Joaquín Amaro Bellido.
Alicia Galián Úbeda

Calle de la ilusión 33
28942 - Fuenlabrada (Madrid)

Redes
Teléfonos:
  • 639 589 414
  • 914 863 546
  • 667 849 597

Mail:
  • okarino@okarino.com

The page was built with Mobirise